RUNNING
Dejar un comentario

Mi primer 1/2 Maratón

Buenos días compis!

Estaba deseando volver a escribir algo más que no fuesen fórmulas y enzimas, y qué mejor manera que volver contando lo vivido en mi primera 1/2 maratón.

Antes de nada quiero dar el pésame a los familiares de quienes fallecieron en la carrera. Si bien algunos se salvaron, otros perecieron en el asfalto.

Dejando esas tragedias atrás quiero decir que fue una experiencia súper bonita. Los entrenamientos fueron duros porque jamás había corrido tantos kilómetros, ni había sentido tanto dolor de pies, ni tanto cansancio. Entre los estudios, el trabajo y los entrenamientos estaba agotada. No os podéis imaginar las dos semanas previas… no podía levantarme de la cama sin decir primero “¡CÓMO ME DUELEN LAS PIERNAS!”. No eran agujetas, era dolor, dolor del malo, estaba sobre-entrenada. Así que en las dos últimas semanas lo único que pude hacer fue tener muchas sesiones de fisioterapia, muchas sesiones con el compex y rodadas cortas porque los gemelos me iban a reventar. La semana de antes estaba súper preocupada, pensaba que iba a pasarlo fatal el día de la carrera.

El día previo a la carrera descansé mucho, salí a caminar, me hidraté bastante, cene arroz con lentejas y … tuve diarrea ¡BRAVO! ¿qué más podía pasar? Me pegué toda la noche bebiendo suero e intentando conciliar el sueño, que fue de todo menos reparador.

Las seis de la mañana dieron pronto, desayuné lo de siempre : avena y fruta, y media hora antes del pistoletazo de salida me tomé un gel que sabía a rayos. Cuando quise darme cuenta ya había recorrido los primeros seis kilómetros cuesta arriba, al cabo de veinte minutos y dos grupos de rock ya pasaba por el kilómetro once, donde ví el primer desmayo. Transcurridos siete kilómetros más, un botellazo en la frente y otro gel, empecé a oler la meta, y comencé a correr más rápido, no podía esperar, necesitaba saber que iba a pasar por ella. Entonces en el kilómetro 20,500 oí mi nombre a todo volumen por ambos lados, era mi familia, sonreí cuando les ví y lloré cuando les dejé atrás, no esperaba verles justo allí, justo cuando mis piernas comenzaban a pedir tregua. A 200 metros de meta ví como se derrumbaba el caballero al que el SAMUR sacó adelante, quise detenerme pero una mujer me cogió del brazo y tiró de mí diciendome “si te paras aquí van a tener que atender a dos, y a él ya le están ayudando”. Así que apreté el paso y pasé por meta. Lo conseguí, las piernas se me paralizaron, la endometriosis empezó apretarme el viente como no lo había hecho 21 km atrás, pero ya daba igual, ya tenía el premio que tanto había trabajado, ya tenía a cuestas mi primera media maratón.

Anuncios
This entry was posted in: RUNNING

por

El deporte es mi vida y la comida mi pasión. Si bien no me gusta cocinar porque siendo soltera es un pelmazo, me encanta hacer algo rapidito y rico, rico.

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s